Terapia familiar

terapia familiarImaginemos por un momento una familia de cuatro miembros. El padre, la madre y dos hijos de 16 y 10 años. Los padres están preocupados porque su hijo de 16 años, Álex, está deprimido. Desde hace unos cuantos meses ha perdido el interés por las cosas que antes le gustaban, ha dejado de salir con los amigos y va sin ganas al instituto. Álex siempre ha sido un alumno brillante, no obstante, ahora apenas aprueba. Sus amigos están también preocupados por él ya que siempre había sido la alegría de la huerta. Pasa muchas horas encerrado en su habitación sin hablar con nadie.

Su madre está muy preocupada porque antes siempre la ayudaba, siempre hablaba con ella, se explicaban todo y hacían muchas cosas juntos. Había sido siempre un gran apoyo para ella y ahora está ausente.

Los padres atribuyen la actitud de Álex a un problema de la edad. La etapa de la adolescencia en la que las cosas se complican. Preocupados por él, consideran la opción de que Álex vaya a un psicólogo para tratar la depresión.

Los padres acompañan a Álex en su primera visita. El psicólogo les pide que también acuda a consulta la hija de 10 años.

En esta primera sesión, el psicólogo puede observar cómo se compone y se estructura el sistema familiar. Puede observar el papel que ocupa cada miembro y la relación que tienen entre ellos. El padre es quién sustenta la economía de la familia. Trabaja muchas horas con lo que está ausente en la vida familiar. La madre es quien se ocupa de la casa y los hijos, sin embargo, a menudo se siente desbordada. El hijo mayor, Álex, ayuda a su madre en todo lo que puede para que ésta no se sienta tan desbordada. Dado que la madre no puede apoyarse en su marido ya que pasa mucho tiempo fuera de casa se apoya en Álex, tanto en las labores del hogar, como a nivel emocional. La niña de 10 años, recibe todas las atenciones de su madre y su hermano mayor llegando a sobreprotegerla.

Dada esta dinámica y estructura familiar, podemos observar que Álex, teniendo 16 años, se le ha dado un rol de “marido”, en el que debe apoyar a su madre emocionalmente y encargarse de las labores del hogar y el cuidado de su hermana. Este rol, le ha supuesto una sobrecarga inapropiada para su edad durante varios años que finalmente ha ocasionado que Álex cayera en una depresión ansiosa.

En este sentido, la terapia familiar irá encaminada a reestrucurar el sistema familiar. El padre debe recuperar el rol de marido, y ayudar a su mujer en lo que necesite haciendo que ésta se apoye en él. Álex, por el contrario, debe abandonar el rol de marido para situarse en el rol de hijo adolescente y así deshacerse de toda la carga que ha ido acarreando a lo largo de los años. De la misma forma, debe relacionarse con su hermana desde la posición de hermanos y no de padre-hija para así dejar de sobreprotegerla. Los padres, deben acercarse y unirse para ejercer como equipo de padres así como reestablecer la unión como pareja que hacía tiempo había quedado desmarcada.

Álex, al sentir que no tiene que coger el rol de marido, se libera de esta carga y, por tanto, la depresión ansiosa desaparece.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *